Currently Reading #2

12 ene. 2017


¡Hola a todos! ¿qué tal están? Personalmente, he de decir que bien con respecto a las lecturas, llevo un ritmo muy bueno en estas primeras semanas del 2017. 
He leído un libro enorme que pensé que nunca terminaría, dos contemporáneos que rompieron con los clichés a los que estoy acostumbradas y estoy comenzando con una saga que tenía pendiente desde hace años, que es la de The Raven Cycle. Hasta el momento he leído una gran fracción de la novela y he de decir que me está gustando (mucho).

Maggie Stiefvater tiene un estilo único, que me enamoró ya anteriormente con su otra novela, Las Carreras de Escorpio. He escuchado muchas opiniones que alegan de que el libro es lento, pero hay algo en la pluma de esta autora que me impide notar eso y calificarlo como algo negativo.
Es una historia que, por el momento, concentra la mayoría de sus páginas en la caracterización de sus personajes (que adoro, por cierto), que tienen historias de background muy interesantes.
Otra de las cosas que más celebro es el que su protagonista (sí, como leen) ¡no es blanca! 
Como persona biracial, la presentación de un personaje que posee el mismo tono de piel que yo (que no suele pasar muy seguido) es fantástico. Adoro ver los fan-arts y verme reflejada, de cierta manera, en ellos. En fin, que este punto es un poco superficial, pero es algo que siempre ha tenido un gran peso en mi.

Por si les interesa la historia (que seguro varios de ustedes ya deben conocer), aquí les dejo la sinopsis:
Cada año, la noche de San Marcos, Blue Sargent acompaña a su madre al camino de los espíritus para ver a los que morirán en los siguientes doce meses. Sin embargo, este año es distinto: Blue, la única de su familia que no tiene facultades adivinatorias, ha visto a uno de estos espíritus, y eso solo puede significar que es su amor verdadero o que lo va a matar. Él se llama Gansey y es el estudiante más rico del colegio privado más elitista de la zona, la Academia Aglionby, cuyo emblema es un cuervo que todos los estudiantes llevan bordado en el jersey. Junto a Adam, un estudiante brillante, celoso del poder económico de sus compañeros; Ronan, un chico con problemas emocionales desde la muerte de su padre, y Noah, el observador taciturno que apenas habla, forman los chicos del cuervo, y están empeñados en descubrir la ubicación de la tumba del último rey galés, Glendower, el Rey Cuervo. Blue sabe que debe mantenerse alejada de ellos, porque los chicos del cuervo siempre traen problemas. Aunque nunca podría imaginarse el siniestro y oscuro mundo que los rodea, donde la magia dejará de ser un juego para convertirse en una amenaza mortal.
 Cuéntenme, ¿qué están leyendo ustedes? ¿qué tal van las lecturas de este comienzo de año? Un beso enorme y nos leemos en la próxima entrada❤️

Asking for It, de Louise O'Neill

11 ene. 2017

25255576

Asking for It | Louise O'Neill |
Quercus | 352 páginas
★★★½

El verano inicia en un pequeño poblado de Irlanda. Emma O'Donovan tiene 18 años, es hermosa, feliz, y tiene confianza en sí misma. Una noche, hay una fiesta. Todos están ahí. Todos los ojos están en Emma.
A la mañana siguiente ella se despierta en el porche de su casa. No puede recordar qué pasó. No sabe cómo regresó. No sabe por qué está herida. Pero todos los demás sí lo saben.
Alguien le tomó fotografías al espectáculo más importante de la fiesta, y muestran en detalles lo que le pasó a Emma esa noche. Pero muchas veces las personas no quieren creer lo que tienen enfrente de sus ellos, especialmente cuando la verdad tiene que ver con los héroes de la ciudad...

Nunca había leído nada acerca del tema que es la violación, de la llamada "cultura de la violación" y sus derivados.
Soy muy pesada para leer acerca de estos temas, y eso es en consecuente a todo lo que me transmiten. No sé si esto suene algo narcisista, pero soy una persona muy empática. Leer acerca de temas tan delicados me afecta de ciertas maneras que suelen ser excesivas.
A pesar de esto, sé que las violaciones son algo real, algo con lo que 1 de cada 5 mujeres han tenido y tendrán que enfrentarse. Las estadísticas son devastadoras, pero son reales.

Este libro nos narra la historia de Emma, una adolescente popular y deseada por casi todo el pueblo irlandés de Ballinatoom. Emma es egocéntrica, arrogante y engreída. Trata a sus amigas de una manera muy despectiva y es muy insegura con respecto a su aspecto físico.
La noche en que fue violada usó un vestido pequeñísimo, no llevaba ropa interior y estaba borracha, así como también drogada; todo esto por decisión propia.
Este personaje fue, obviamente, creado para ser odiado, para que te cuestiones si es que realmente merecía o no lo que le sucedió.

Me gustó que se nos presentara a esta protagonista, a la cual todo el mundo culpaba por el hecho de haber sido violada y, aún más importante, haberlo denunciado. Fue realista, demostró a la perfección lo jodidos que estamos como sociedad y como se justificó un acto de tal gravedad, culpando a la víctima en su lugar. 
¿Fue culpa de Emma el ser violada? No, absolutamente no. Mientras ella estuvo consciente, nunca dijo que no, pero tampoco dijo que sí.
No sólo fue atacada sexualmente, sino también humillada a los ojos de todo el instituto cuando publicaron las fotos de aquel momento.

Se han reportado varios casos reales que son idénticos a esta novela, y mientras leía el libro no podía dejar de impresionarme por lo cruel que era esa situación, por lo expuesta que quedó una chica que, si bien no ha sido una de las mejores personas, no merecía eso. Nadie merece eso, absolutamente nadie.

Les enseñamos a nuestras chicas a como no ser violadas con un sentido de condena, con un sentido de que están luchando una batalla perdida (...). Cada mujer o chica que me contaba acerca de sus historias tenían algo en común: vergüenza. 'Estaba borracha...Lo traje a mi casa...Me quedé dormida en la fiesta...Me congelé y no le dije que se detuviese...' Mi culpa. Mi culpa. Mi culpa. Cuando les pregunté a estas mujeres si es que habían reportado lo que les sucedió a la policía, tan sólo una de veinte me dijo que sí. Las otras me miraron y dijeron, 'No, ¿como podría probarlo? ¿acaso alguien me creería?' Y no tuve ninguna respuesta para aquello.